Central de mascotas

Mau Egipcio

gato

Origen

El Mau egipcio es una de las razas más representativas de estos felinos. Su origen cuenta con unos 4.000 años de antigüedad y su presencia era signo de veneración y admiración. El origen real de la raza se debe a un cruce entre un gato salvaje original de Egipto con un gato moteado europeo, de allí sale toda la casta del Mau egipcio para llegar posteriormente a Europa y el mundo entero. Se cree que este animal es el padre de muchas de las razas de gatos domésticos que conocemos hoy en día.

Ficha

Peso: 2.5-4kg

Pelaje: Corto

Temperamento: Independiente

Tamaño de raza:

Carácter:

Salud:

Aspecto

Anatomía felina

Cabeza: Cuneiforme, ligeramente redondeada, ligero stop, nariz tan ancha como larga, orejas medianas bien separadas y ligeramente puntiagudas.

Ojos: Grandes, almendrados, ligeramente oblicuos, de color verde claro en diferentes tonalidades.

Cuerpo: Longitud mediana, elegante, musculoso, patas traseras más largas que las delanteras, pliego cutáneo desde el flanco hasta la rodilla posterior.

Cola: Moderadamente larga, gruesa en la base, se ve afinando en la punta.

Pelo: Corto, resistente, brillante, bien pegado al cuerpo, fino y sedoso, dos o más franjas ticking en el pelaje de fondo.

Carácter:

  • Afectuoso
  • Reservado
  • Ágil
  • Cazador
  • Cariñoso
  • Amistoso

Salud:

Anatomía felina

TRICOBEZOARES: Hay que cepillarlos una vez a la semana para evitar padecer de bolas de pelo en el aparato digestivo.

Se podrían presentar algunas alteraciones genéticas como la Amiloidosis renal (Insuficiencia renal crónica).

Cuidados específicos

  • Se adapta perfectamente a la vida interior, siempre que pueda disponer de pequeñas escapadas al exterior que le permitan ejercitar su instinto cazador.
  • Requieren además de un cepillado mínimo semanal para así mantener su pelo desenredado y en buenas condiciones.
  • Necesitará las vacunas pertinentes, una buena alimentación, mucha actividad física y sobre todo mucho amor y comprensión.

Curiosidades

  • Cuenta la leyenda que, a Cleopatra, siempre la acompañaba un Mau Egipcio.
  • Su protagonismo en el antiguo Egipto está más que constatado; eran gatos sagrados, representados en innumerables muestras del arte egipcio. En este sentido, Morrison Scott, egiptólogo y experto en gatos, realizó un interesante estudio sobre unos gatos momificados, confirmando que se trataba de Maus.