Central de mascotas
  1. Home
  2. blog
  3. Beneficios-del-vnculo-afectivo-entre-nios-y-mascotas

BENEFICIOS DEL VíNCULO AFECTIVO ENTRE NIñOS Y MASCOTAS

21-12-2017
Beneficios del vnculo afectivo entre nios y mascotas

El vínculo afectivo es una relación especial que se establece entre personas, o entre personas y animales, gracias a un sentimiento de apego, amor y afecto recíprocos y únicos entre ellos. En el caso de los niños con sus mascotas, estos lazos afectivos son sumamente saludables por cuanto ayudarán a configurar su personalidad en la edad adulta. Y ello se refleja en el aspecto físico, sentimental y cognitivo.

A nivel cognitivo y psicológico

La relación que se establece entre un niño y su mascota es especial. No solo juegan juntos, sino que reciben cariño mutuamente. Un animal de compañía refuerza la personalidad del niño, le otorga seguridad y afán de responsabilidad, favorece su integración social, incrementa su autoestima, reduce el estrés y la ansiedad, ayuda a combatir la soledad por la desaparición de un ser querido... En casos de timidez y miedo, la relación de los menores con su animal de compañía es muy importante, pues gracias a ello los pequeños superan sus miedos, momentos de pena o tristeza y, al favorecer la socialización, reducen la timidez. Algunos expertos apuntan que, después de los padres, el vínculo afectivo que se crea entre un niño o un adolescente y su mascota es vital en su desarrollo emocional.

A nivel emocional

Estimula la imaginación, el sentimiento de apego y empatía, el compañerismo, el cuidado, respeto y amor por los animales, etc. Los niños que crecen con animales en casa suelen ser más abiertos y sociables, más fuertes emocionalmente, más comprensivos; suelen ser más solidarios y atentos con los demás, pues su interacción con la mascota fomenta una mayor competencia para el cuidado y protección de las personas, pero también de los animales.

A nivel físico

Desde el punto de vista físico, tener un animal de compañía en casa ayuda a seguir una vida sana y saludable, a practicar ejercicio de manera habitual -aunque solo sea caminar diariamente para pasear-, a jugar... Y esto se traduce en una mejor calidad de vida y en una vida más sana y duradera.

Por todo lo anterior, una mascota en casa ayuda a que los niños crezcan sanos, pero, sobre todo, felices.